Los ópticos-optometristas alertan de que el 57% de los lectores españoles todavía no protege adecuadamente su visión.

Las dimensiones de la pantalla, el brillo o el tamaño de la letra son algunos de los factores fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de utilizar un dispositivo de lectura electrónica. En el Día Internacional del Libro, destacar que un 76% de la población española es consciente de que el uso continuado de pantallas de móviles u ordenadores puede afectar a la salud ocular y visual; sin embargo, un 57,8% no pone en práctica los hábitos necesarios para la protección de su visión, realizando ejercicios de gimnasia ocular y descansando cada hora. Un necesario paréntesis que el 21% cree erróneamente que debe realizarse cada 90 minutos.
Un dolor persistente en la nuca y en la espalda puede tener una causa mucho más simple de lo que la persona cree: es posible que pase demasiadas horas escribiendo mensajes en su teléfono móvil o pendiente de la pantalla de la tablet o del libro electrónico. En Estados Unidos los médicos ya han alertado que las lesiones causadas por el uso de móviles y otros aparatos electrónicos están aumentando con rapidez, principalmente porque los sostenemos durante un tiempo prolongado y los utilizamos de una manera incorrecta.
De igual forma, ópticos-optometristas españoles están alertando continuamente sobre los problemas visuales que puede causar la utilización abusiva de los dispositivos móviles para leer, tanto tablets como libros electrónicos, fundamentalmente trastornos visuales por fatiga ocular, ya que al mirar fijamente una pantalla causa tensión muscular y sequedad en los ojos; de prolongarse estas condiciones, pueden generarse también daños permanentes.
Para Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, “Además del soporte electrónico que empleemos para leer, es fundamental el uso que hagamos de él a lo largo del día y que tengamos una buena visión, corregida con gafas o lentes de contacto en el caso de tener algún defecto de refracción como miopía, hipermetropía o astigmatismo. Un mal uso prolongado de un dispositivo electrónico unido a un defecto visual sin compensar puede provocar fatiga visual, cefalea y mareos”.
Por otro lado es muy conveniente elegir bien las dimensiones de la pantalla de la Tablet o libro electrónico, el brillo así como el tamaño de la letra son algunos factores fundamentales para evitar problemas de salud asociados a una excesiva exposición a la lectura en dispositivos digitales. Los ópticos-optometristas recomiendan seguir una serie de consejos relacionados con ergonomía visual, como realizar periódicamente ejercicios sencillos, como parpadear más habitualmente durante la lectura, descansar los ojos durante unos diez minutos observando un objeto o paisaje alejado o utilizar lentes con los filtros adecuados fundamentalmente el de la perjudicial luz azul emitida por casi todos los dispositivos móviles; pero sin duda lo más importante para tener una buena salud visual y ocular es la revisión periódica de la visión, también clave para una buena salud ocular. “Si al leer percibimos signos o síntomas como sequedad ocular, picor de ojos, visión doble o dolores de cabeza, es esencial acudir urgentemente a nuestro óptico-optometrista para que nos realice un examen visual completo y nos ofrezca la mejor solución para evitar este tipo de problemas”, concluye el presidente del Consejo General.

Deja un comentario