Otorrinos piden medidas ‘más rotundas’ para combatir contaminación acústica.

Con motivo del Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, la SEORL-CCC señala, en un comunicado, que la contaminación acústica es uno de los mayores problemas de la salud auditiva y de la salud en general.

Para ello, los otorrinolaringólogos afirman que hay que incidir en la planificación territorial y el diseño urbano -como la reducción de tráfico-; en soluciones técnicas y tecnológicas -como motores silenciosos o barreras acústicas-; también en instrumentos legales y que éstos se cumplan -con procedimientos de control y sanción-.

Apuntan también a la “educación, sensibilización, respeto y convivencia”.

El ruido del tráfico es la principal fuente de contaminación acústica, es el responsable de un 85 % de las emisiones acústicas y puede alcanzar entre 80 y 85 decibelios.

Según la Comisión Europea, más del 30 % de la población en España está expuesta a niveles de ruido por tráfico superiores a los 65 decibelios, un “exceso desmedido que puede tener efectos negativos tanto auditivos como no auditivos”, según la presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC, María José Lavilla.

Los efectos no auditivos surgen sobre todo de la reacción de estrés que el ruido provoca en el organismo, lo que puede derivar en otras patologías como las enfermedades cardiovasculares.

Los otorrinolaringólogos subrayan que el número de muertes evitables por ruido por ejemplo en Madrid entre los mayores de 65 años ascendería a 312 al año si se disminuyeran los niveles de ruido diario medio por tráfico 0,5 decibelios, tal y como estima el Observatorio de Salud y Medioambiente.

De estas muertes evitables, 145 serían por causas cardiovasculares y otras 97, por respiratorias.

En el comunicado, afirman que cualquier persona es susceptible de padecer los efectos nocivos del ruido pero destacan sobre todo a los niños, porque son “sin duda, los más vulnerables ante la contaminación acústica” al tener un oído muy sensible.

Sobre este asunto, abundan en que la infancia está sometida a ruido en las ciudades, en sus casas y también en la escuela, de hecho, indican que un 40 % de los centros educativos madrileños “está expuesto a un ruido excesivo”.

Fuente: Asociación Nacional de Audioprotesistas (ANA)

Deja un comentario